Tres formas de simplificar tu armario. Porque simple is the new black

Tres formas de simplificar tu armario. Porque simple is the new black

Últimamente mi lema de vida (si es que existe tal cosa) va muy en línea de eliminar todo lo que no añade valor en mi vida para hacer espacio para lo que sí.

La semana pasada despuntó mucho en redes sociales la historia de una mujer que me resonó bastante precisamente por eso. Matilda Kahl, directora creativa de Saatchi and Saatchi en Nueva York,  estaba harta de comerse el tarro cada mañana pensando en qué ponerse para ir a trabajar.  Hasta aquí nada nuevo, pero todo cambió una mañana en la que llegó tarde a una reunión de trabajo porque no sabía qué ponerse. Al llegar vio que todos sus compañeros masculinos la estaban esperando y que todos llevaban su propio uniforme: el clásico traje de toda la vida. Ese día se preguntó  ¿por qué los hombres pueden ir todos los días vestidos con el mismo traje y de las mujeres se espera variedad y gracia cada día?. Entonces tomó la decisión de crear su propio uniforme de trabajo.

 Así, tres años, quince camisas blancas de Zara, varios pantalones negros y un lacito de cuero después, Matilda asegura que a pesar de las caras raras que le ponían al principio y de sus propias dudas, es la decisión más liberadora que ha tomado jamás.

Puede que su pequeña revolución no sea la solución definitiva para todos nosotros, pero me gusta mucho como ejemplo de que podemos vivir con muuucho menos de lo que pensamos. Por eso hoy comparto con vosotros tres formas distintas de simplificar tu armario, de menor a mayor dificultad:

Una prenda dentro, una fuera. Consiste en que cuando compramos algo, tenemos que deshacernos de algo que tengamos en casa. Un buen ejemplo sería comprar unos vaqueros para sustituir a otros que se estaban quedando muy viejos. Este es un caso muy claro, pero en compras por impulso no es tan fácil el asunto…De ahí la efectividad del método: te hará fijarte mucho más en lo que compras, al tener que plantearte si estás dispuesto a deshacerte de algo de tu armario para que esa nueva prenda ocupe su lugar.

Armariosimple_project333

Comprar un máximo de 5 prendas nuevas cada temporada. Es decir, dos veces al año: en primavera-verano y en otoño-invierno. Si hay que reponer algún básico roto o muy deteriorado, no cuenta. Este sistema exige tener un armario bastante bien pensado y atemporal, por lo que antes de adoptar este método lo ideal sería hacer una buena limpieza e identificar lo que nos hace falta (pero lo que nos haga falta de verdad, no lo que nos apetezca, que nos conocemos). Luego ya podemos pasar a elegir nuestras 5 prendas de cada temporada, que pueden ser más acordes con la moda del momento si nos apetece. Este método lo conocí gracias al blog de Pia, propietaria de la tienda online Pia and The Makers. Y otra cosa no se, pero estilo a esta mujer no le falta.

Aramariosimple_Pia

 

– Diseña tu capsule wardrobe. Un capsule wardrobe o armario cápsula (en español suena raruno, I know) es un armario con un número determinado de prendas versátiles, normalmente entre 25 y 50, que combinan todas entre sí. La idea es seleccionar las prendas que funcionen para tu estilo y tu forma de vida, guardar las demás en una caja (deshaciéndote de lo que no valga pa’ná antes) y hacer una revisión cada tres meses, o en cada cambio de estación. La gente toma este desafío como una forma de eliminar el caos de su armario, desarrollar un estilo personal más definido, descubrir lo que es –realmente- necesario para ellos, estimular su creatividad o simplemente para experimentar lo que se siente al vivir con menos.Una de las pioneras en este asunto es Courtney Carver, creadora de dos blogs, Live More With Less y Project333. En este último, da consejos y cuenta su propia experiencia tras años de vivir con 33 prendas o menos, que revisa cada tres meses.

Armariosimple_unfancychallenge2

Otros blogs sobre este tema que recomiendo son los de Un-Fancy e Into-Mind. Tras el blog de moda minimalista Un-Fancy está Caroline,  una chica que habla de su experiencia tras dos años realizando este experimento, nos da todo tipo de consejos para que podamos poner el marcha el nuestro y también nos regala una buena dosis de inspiración a través de historias de mujeres que han simplificado sus vidas. Por su parte, Anuschka de ofrece todo tipo de consejos para vivir una vida más minimalista en su precioso blog Into-Mind.

Por cierto, si estás pensando en hacer limpieza de armario, o incluso de casa, te recomiendo que eches un ojo a “La magia del orden”, de Marie Kondo. Últimamente también lo veo por todas partes, así que decidí comprobar por mí misma si era para tanto. Mi conclusión es que es Marie es un tanto friki de la organización pero tiene grandes ideas :) Tienes una reseña de éste y otros libros que me han molado aquí.

¿Qué opinas de estos métodos?¿Te animas a seguir alguno? Yo estoy intentando cumplir lo de una prenda dentro-una fuera, pero si ya me resulta complicado…no me quiero imaginar ya si me pusiera con el capsule wardrobe, que me llama y me repele a partes iguales :D Por supuesto, si tienes algún truco o idea para contribuir en este tema…¡te espero en los comentarios!

 Imágenes: 1,2,3,
Suscripcion_entradas_minimal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 Comments

  1. Muy interesante el tema. Yo intento gastar todo lo que tengo antes de comprar más, así puedo darme algún capricho de vez en cuando, y lo disfruto más. Siempre comprando calidad en lugar de cantidad, y consumiendo de un modo inteligente. Nada mejor que andar limpias y arregladitas, sacandole partido a lo poco que se tiene, en vez de comprar todo lo que se lleva, consumiendo como máquinas y acabando con el medio ambiente.
    Un beso

    Reply
    • Totalmente de acuerdo, Rosy. A veces cuesta no dejarse llevar por lo rápido y barato, pero si lo piensas bien…más vale invertir en calidad, como tú dices. Muchas gracias por tu aportación, ¡un abrazo!

      Reply
  2. Hola Paula!

    Yo estoy en mitad de mi limpieza épica gracias al libro de Marie Kondo (y a todas las que me lo habéis descubierto ;-))

    El libro me convenció lo suficiente como para tomármelo completamente en serio y aunque está siendo difícil, es verdaderamente terapéutico. Es casi como esculpir quién eres en realidad, vas deshaciéndote de todo lo que no te hace feliz y las cosas que realmente tienen que ver contigo empiezan a destacar y a resurgir.

    Hay cosas del libro que suenan extrañas a veces, como tratar a tu ropa como si tuviera vida. Pero creo que es una manera de romper con la habituación de tu cerebro de ver a través de las cosas, de que no ser consciente de que están ahí. Como cuando dice que tienes que quitar los libros de las estanterías para “despertarlos”. Lo cierto es que cuando quitas todo de un sitio y lo vuelves a colocar de otra manera por un periodo de tiempo los ves más, porque ha habido un cambio y tu cerebro no lo tiene registrado.

    No tengo ni idea de cuándo voy a terminar con esto, mi casa ahora mismo es como una trinchera, pero me hace feliz saber que después voy a tener menos ruido, menos cosas pendientes, más claridad mental y voy a poder priorizar sobre lo importante. Y lo mejor, que ahora soy más consciente de las cosas que no necesito o de la culpabilidad atada a las cosas que me han regalado en algún momento y que no son para mí o que compré pero no he usado.

    Mi armario, que no es para nada grande y lo tengo compartido,y ahora tiene dentro toda mi ropa. Marie me convenció para no guardar nada aparte (solo he apartado la ropa de la nieve), y con lo que me he quitado de encima me cabe la ropa perfectamente (y quizás hasta pueda reducir algo más…).

    Quizás más adelante me sume a alguna de esas iniciativas como la de tener un número determinado de prendas, pero creo que por el momento salir viva de este caos será más que suficiente.

    Un abrazo!

    Reply
    • Amelia, no sabes lo identificada que me siento con tu comentario, parece que lo haya escrito yo! Con dos diferencias, eso sí: yo encaré la limpieza poco a poco (cuando llegó el libro a mis manos ya tenía buena parte del trabajo hecho) y aún no me he convencido de eso de juntar ropa de verano e invierno, me da la impresión de que tenerlo todo junto me distrae…quién sabe mas adelante :D Pero me identifico totalmente con esa sensación de difícil-pero-terapeútico y me parecen preciosos estos nuevos comienzos, aunque sean tan caóticos…Tanto que me he quedado con ganas de más jeje. Mil gracias por tu comentario, y ya sabes dónde estoy para cualquier locura que quieras compartir sobre estos temas :D ¡Besotes!

      Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cinco ideas para aportar tu granito de arena en el Día de la Tierra - Unusual Hippies - […] los ojos este documental sobre la industria textil. Y si tienes ganas de simplificar tu armario, en este artículo…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *