La revolución de los esmaltes sin tóxicos

La revolución de los esmaltes sin tóxicos

Si llevas un tiempo aquí, seguramente ya sepas que soy una apasionada de la cosmética casi desde que tengo uso de razón. Y aunque siempre he tendido hacia productos con ingredientes naturales y/o ecológicos, desde hace un par de años me tomo el tema de los ingredientes mucho más en serio. ¿La razón? La piel es el órgano más grande del cuerpo, y aunque creas que no, absorbe tooodo lo que le echamos. Así que si eres de las que se echa la primera crema que tiene a mano, llena de ingredientes con nombres extraños…siento decirte que estás intoxicando tu sangre y tu hígado más de lo que crees. Ojo, que no lo digo para que te sientas fatal, sino para que abras los ojos a la posibilidad de cambiar algunas rutinas. En Unusual Hippies nos molan cero los machaques :-)

Para mí, uno de los frentes inexplorados ha sido siempre el del maquillaje ecológico. Aunque no suelo ir maquillada como una puerta, siempre me ha gustado experimentar con tonos, colores y looks diferentes porque opino que la vida tiene que ser divertida. Y claro, la falta de opciones en el mundo del maquillaje natural me ha llevado a usar marcas de las que prefiero no cotillear las listas de ingredientes…Lo confieso. Así que uno de mis objetivos hoy en día es detoxificar mi cajón del maquillaje .

Aquí empieza el primer problema: ¿por qué muchas marcas de maquillaje natural tienen esa imagen tirando a sosa o anticuada?¿puede una mujer vivir de tonos marrones y aburridos, pero eso sí, eco? ¿El diseño y los tonos atractivos están reñidos con los ingredientes “limpios”? Al inicio de mi viaje de investigación sentía que esto era así, pero por suerte…¡quien busca encuentra! Y estos años he descubierto marcas maravillosas, como rms o Ilia, que no tienen nada que envidiar al maquillaje tradicional.

¿Existe el esmalte de uñas ecológico?

 

¿Cuál era mi siguiente bastión a conquistar? ¡Las uñas! Siempre me ha gustado llevarlas pintadas (una que es amante del color, que le vamos a hacer) pero lo que no me gusta tanto es tenerlas feas y quebradizas. Ni esos olores que echan patrás (Nina sale corriendo literalmente cuando abro uno de esos pintauñas). Ni  que mi torrente sanguíneo se llene de guarradas.  Y menos aún que se experimente con animales inocentes para que yo esté un poco más mona. Así que me puse a investigar sobre este tema y mis sospechas se confirmaron: las lacas están repletas de ingredientes tóxicos para el organismo.

Lo primero que he aprendido en mi investigación es que los esmaltes completamente orgánicos no existen. La buena noticia es que encontramos marcas que trabajan con los componentes más seguros posibles, y que han ido eliminando progresivamente los ingredientes más problemáticos.

Aclarado esto, hay tres ingredientes que están siendo especialmente vigilados desde hace tiempo y que se conocen como el ‘trío tóxico’:

FTALATOS. Son compuestos químicos a menudo empleados para añadir elasticidad a los plásticos. Su uso está muy extendido y aparecen en juguetes, detergentes, fármacos… También están presentes en muchos esmaltes de uñas y otros cosméticos. Por ejemplo, el DBP o ftalato de dibutilo es un químico que hace que el esmalte de uñas sea flexible y tenga mayor duración.
Es uno de los tóxicos que más se acumula en nuestros hogares, y existen infinidad de investigaciones científicas que asocian este tipo de sustancias con problemas de salud, debido a sus efectos como disruptores hormonales. Entre los efectos secundarios derivados de la exposición a ftalatos, se encuentran asma y alergia infantil, trastorno de déficit de atención, obesidad, limitación de la función pulmonar en adultos, mayor riesgo de problemas cardiovasculares y de cáncer de mama, endometriosis, fallo renal y hepático…Y no sigo porque me mareo.

TOLUENO O METILBENCENO. Es un líquido transparente e incoloro que se utiliza como disolvente: en los esmaltes de uñas favorece que la textura sea lisa, brillante y sin grumos. Lo malo es que aspirado puede provocar somnolencia, dolor de cabeza o, si estamos expuestos a él de forma continuada, daños en el sistema nervioso , insuficiencia renal y hepática y daños en el feto. Además, organismos como la Agencia Europea de Químicos (ECHA) apuestan por su limitación para evitar riesgos, especialmente cuando el tolueno se encuentra presente en el entorno laboral , como en fábricas o salones de manicura.

FORMALDEHÍDO. Es un compuesto químico que se utiliza como endurecedor en los esmaltes de uñas. Es el más problemático de los tres: provoca tos e irritación de la garganta, problemas en la piel…Además, tanto la OMS (Organización Mundial de la Salud) como la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer) consideran que existen suficientes evidencias que prueban la relación de esta sustancia con determinados tipos de cáncer.

Otros ingredientes poco molones presentes en los esmaltes tradicionales son:

RESINAS DE FORMALDEHÍDO. Son polímeros empleados como plastificantes o agentes de suspensión. En los esmaltes se utilizan para endurecer la fórmula y lograr mayor adherencia a la uña. También aumenta la duración y el brillo del esmalte.
Sobre los posibles daños, hay diferentes opiniones y la información no es tan clara como en otros ingredientes. Algunas investigaciones lo etiquetan como tóxico, y puede generar reacciones alérgicas y dermatitis de contacto.

 

ALCANFOR. El alcanfor  es buen un ejemplo de un ingrediente natural con el que hay que tener cuidado. De hecho está prohibido desde los años 80 en Estados Unidos vender productos con más de un 11% de alcanfor en la fórmula. Se emplea como plastificante en lacas y barnices. También como conservante en cosméticos y productos farmacéuticos.
¿Lo malo? Es muy inflamable y puede causar mareos, náuseas y dolores de cabeza. Si bien en los esmaltes no se utiliza una gran cantidad, en grandes dosis el alcanfor puede ser venenoso, causar ataques, confusión, irritabilidad e hiperactividad neuromuscular.

 

XILENO. Es un derivado del benceno. Se encuentra en muchas sustancias de uso industrial y doméstico, y en los esmaltes se emplea como disolvente. La intoxicación con xileno puede ocurrir cuando alguien ingiere la sustancia, inhala sus vapores o cuando entran en contacto con la piel.
Los daños son similares a los producidos por el tolueno: dolores de cabeza, mareos, fatiga, náuseas, irritaciones en la piel e incluso insuficiencia renal y hepática.

 

PARABENOS. Son compuestos químicos con propiedades bactericidas y fungicidas que se utilizan como conservantes en diferentes productos cosméticos, para alargar la vida del producto e impedir que sea atacado por bacterias y microorganismos. Son muy empleados porque son baratos, y aunque hay diversas posturas con respecto a estos conservantes, están empezando a relacionarse con una mayor  incidencia de cáncer de mama.

 

Debido a estos peligros, cada vez hay más marcas que apuestan por las fórmulas 3free, es decir, que no contienen este trío tóxico tan poco agradable. De hecho, hay muchas marcas comerciales como OPI, Essie…que apuestan por esta composición, lo que ya es un avance. Pero aquí entra otro factor en juego: ¿son estas marcas tradicionales cruelty free? Es decir, ¿experimentan con animales? Personalmente, y aunque no soy perfecta, siempre que tengo la oportunidad apuesto por marcas que contribuyan tanto a mi salud como a la de los demás bichitos que nos acompañan en este maravilloso planeta. Y eso reduce bastante las posibilidades de elección…¡pero no te preocupes, que enseguida te desvelo mis dos marcas favoritas en este sentido!

La revolución de los esmaltes de uñas libres de tóxicos

 

Además de los ya mencionados 3free, muchas marcas se están esforzando por sacar al mercado esmaltes lo más seguros posible. Así, han nacido diversas etiquetas para clasificar los esmaltes:

  • 3 Free:  Libres del trío tóxico: tolueno, formaldehído y ftalato de dibutilo (DBP).
  • 4 Free: Libres de tolueno, formaldehído, ftalato de dibutilo (DBP) y resinas de formaldehído
  • 5 Free: Libres de tolueno, formaldehído, ftalato de dibutilo (DBP), resinas de formaldehído y alcanfor.
  • 7 Free: libre de tolueno, DBP, formaldehído, resina de formaldehído, alcanfor, parabeno y xileno. Estas ya son complicadas de encontrar.
  • Esmaltes con disolventes en agua: Serían los más seguros tanto para nosotras como para el medio ambiente, pero al disolverse en agua su duración también es bastante menor. Solo conozco la marca Scotch Naturals, que se vende en Sundara, aunque no la he probado (si tu sí estaré encantada de leer tus impresiones en el apartado de comentarios).

Una vez horrorizadas con todo lo que le echamos a nuestro body, os quiero enseñar un par de marcas sin estos ingredientes dañinos, que no todo van a ser malas noticias.  Desde mi punto de vista son las mejores que he probado hasta el momento, ¡a ver qué os parecen!

KURE BAZAAR

Tea Rose de Kure Bazaar

Pionera en esmaltes de uñas sin químicos, la marca Kure Bazaar surgió de la cabecita de Kartika Luyet, una ex-modelo brasileña que, tras dejar de hacerse la manicura durante su embarazo por miedo a los tóxicos, se propuso crear una gama de esmaltes naturales a la altura de sus altas exigencias.  Tras 3 años investigando junto con un amigo cosmetólogo, consiguieron una fórmula natural en un 85% con ingredientes como la pulpa de madera, algodón, patata, trigo y maíz como sustitutos de  los disolventes químicos.

Kure Bazaar no experimenta en animales y por supuesto, es 4free, por lo que no tiene tolueno, ftalatos, formaldehído ni resinas de formaldehído .
Lo que más me gusta de Kure es que siendo esmaltes 4 free, no hacen concesiones en cuanto a brillo, fijación y gama de tonos vibrantes. En Kure tienes casi cualquier color que busques sin los inconvenientes de los esmaltes tradicionales, y con un diseño simple pero chic que ya se ha hecho un hueco en las pasarelas internacionales.
He tenido la suerte de probar varios esmaltes de esta marca y me encanta porque está hecha para coquetas perezosas como yo:

– Tienen una textura cremosa, de las que no hacen grumos, que hace que se apliquen genial

– Con aplicar una capa basta, cubren la uña perfectamente.

– La duración es buenísima: con dos capas, el tono Tea Rose (foto debajo de estas líneas) me ha durado prácticamente una semana. Otra cosa que mola es que con el paso de los días el esmalte no se cae a trozos, sino que se va  “desgastando” por la punta de la uña, lo que hace que la falta de tiempo para retocarte las uñas no sea tan dramática como en otros casos.

Y es que, por mucho que me encante el color en las uñas, pasar horas pintándome las uñas no es mi prioridad, la verdad. Resumiendo: colores geniales y variados+ buen diseño+ingredientes eco+cruelty free. Para mí, la fórmula ganadora.

A continuación os dejo unas fotos del tono Tea Rose, un tono entre rosa y rojo apagado que me tiene enamorada. En las fotos también se ven Stiletto y Hope:

Tea Rose de Kure Bazaar

unusual-hippies 

TREAT Collection

El reinado de esta marca medio berlinesa medio americana se extiende más allá de los esmaltes de uñas, y es que también cuenta con una gama de barras de labios. Ellos se definen como “Berlin chic. Hollywood glam”, y la verdad es que su diseño rotundo con su tapón dorado transmiten esa elegancia. Pero lo que nos importa, aparte de que no experimentan en animales, es que es 5 free, y por tanto está libre de la mayoría de los tóxicos perjudiciales para nuestro organismo. En cuanto a duración, tampoco tienen nada que envidiar a los esmaltes tradicionales. Su gama de colores también está genial: Treat cubre prácticamente todo el abanico cromático de lacas que podemos querer/necesitar/desear.

Treat Collection-Drama Queen y Goddess

En la foto el tono Goddess, un brillante rojo coral, y Drama Queen, el típico rojo burdeos de fondo de neceser. 

¿Dónde comprar Treat y Kure Bazaar?

Mi tienda online de referencia para comprar estas marcas es The Cosmethics: tienen una amplia variedad de tonos y además trabajan con un montón de marcas ecológicas bastante complicadas de encontrar en España. Si tienes la suerte de vivir en Galicia, también tienen una tienda física allí, a la que tengo ganas infinitas de ir  <3 (mi cartera no opina lo mismo porque si fuera por mí me compraría la tienda entera).

Si el artículo de hoy te ha resultado interesante y no puedes parar de admirar todos los colores de estas marcas en bucle, las chicas de The Cosmethics y yo estamos preparando una sorpresa que te gustará mucho…¡Permanece atenta a Facebook esta semana! ;-)

 

Suscripcion_entradas_minimal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *