Mujer, hay una cosa (o dos) que te quiero decir

Mujer, hay una cosa (o dos) que te quiero decir

Tú y yo sabemos que en realidad todos los días son nuestro día, aunque muchas veces no nos lo creamos ni nosotras. Tú y yo sabemos que todos los 8 de marzo, Día de la Mujer, se tiñen de celebración cuando en realidad deberían ser motivo de rabia y de tristeza. De tristeza por todas aquellas mujeres que aún son mutiladas, maltratadas, ninguneadas y despreciadas solo por haber nacido como son. Tristeza porque algunas hermanas, desconectadas de su sabiduría salvaje y primaria, tiran piedras contra su propio tejado. Y rabia, rabia porque días como hoy aún hagan falta, rabia porque haya personas que no entiendan esto, rabia porque las marcas aprovechen para hacerse publicidad.

Pero también es un día de agradecimiento. Agradecimiento a todas las mujeres que lucharon y que incluso dieron su vida para conseguir los derechos que ahora nos parecen tan evidentes. Y de agradecimiento, también, a los hombres que nos ven, admiran y quieren tal cual somos, porque sin ellos nada sería igual.

(más…)

Los cuatro acuerdos toltecas que cambiarán tu visión de la vida

Los cuatro acuerdos toltecas que cambiarán tu visión de la vida

¿Te suena el libro de Los Cuatro Acuerdos, de Miguel Ruiz? Tenía ganas de compartirlo contigo porque, independientemente de tu religión y tus creencias, encierra una gran sabiduría, además de mostrarnos un sencillo procedimiento para eliminar creencias heredadas que nos limitan y nos hacen sufrir. Nadie le hace ascos a un poquito más de equilibrio mental, social y emocional, ¿verdad?

(más…)

10 Preguntas (y algún extra) para Ana, de Yogui Jagger

10 Preguntas (y algún extra) para Ana, de Yogui Jagger

Hoy os presento a una de esas emprendedoras de las que me molan a mí. Emprendedoras que se reinventan con valentía y sacan adelante marcas con alma, diferentes y atrevidas.

La marca en cuestión es Yogui Jagger y no me puede gustar más, ya que une dos de mis pasiones: la música (el rock en concreto) y el yoga. Cuando vi por primera vez una de sus camisetas pensé que alguien me había leído la mente. Y es que siempre he pensado que algunas clases de yoga serían infinitamente mejores a ritmo de Bob Dylan, Pink Floyd o incluso Extremoduro…¡parece que no soy tan rara como creía! jaja

No me enrollo más y os presento a la cabecita pensante que está detrás de tanta camiseta molona: se llama Ana, es madre de dos niñas y hoy nos cuenta cómo fueron los primeros pasos en su negocio, cómo afronta su proceso creativo y cómo organiza su día a día, entre otras muchas cosas…¡no te la pierdas!

(más…)

¿Qué harías si sólo te quedara una hora de vida?

¿Qué harías si sólo te quedara una hora de vida?

Eso mismo se preguntó el filósofo francés Roger-Pol Droit. Y el tema, como te podrás imaginar, tiene tanta chicha que le dio para escribir un libro entero (que se va de cabeza a mi lista de libros pendientes).

“Si sólo me quedara una hora de vida” es una recapitulación de lo que el filósofo francés cree haber aprendido a lo largo de su existencia, y un reto para que nos formulemos nuestras propias preguntas. Pero lo bueno es que podemos hacerlo como un ejercicio reflexivo sin necesidad de leernos el libro, o aún mejor: hacer el experimento de pensar que haríamos nosotros antes de leerlo, para ver si coincidimos con los pensamientos del autor. Creo que voy a optar por la segunda opción, ¿te unes?

(más…)

La única lista de propósitos que te va a liberar. Y el fin del autoengaño

La única lista de propósitos que te va a liberar. Y el fin del autoengaño

Vale, lo admito. Hoy ha sido el día en el que me he reconocido a mí misma que me estaba autoengañando con el tema de los propósitos de año nuevo. Iba muy convencida toda yo, diciéndome que ya no me hago este tipo de promesas que que voy a abandonar en diez días, que las listas de resoluciones no van a ninguna parte y que mejor vivir a lo loco. Al fin y al cabo, el cambio de año es algo cultural, y no biológico. Lo más probable es que, por mucho que te empeñes, tu cuerpo se despierte el día 1 de enero exactamente igual que el 31 de diciembre del año anterior. La única diferencia entre esos dos días es la que te impones tú, con tu fuerza de voluntad, tus ganas de cambio y tus deseos de mejorar. Que ojo, no deben ser para nada subestimados, pues nuestras mentes tienen mucho más poder de lo que pensamos si sabemos cómo inclinarlas a nuestro favor.

(más…)