16 cosas que hacer antes de rendirte al drama

16 cosas que hacer antes de rendirte al drama

Creo que todos hemos tenido uno de esos días de “me encuentro mal y no se porqué”. Son los peores, porque aparte de sentirte mal por sentirte mal te sientes mal porque no tienes razones aparentes para sentirte mal (sí, me apetecía inventarme un trabalenguas).

La cuestión es que en esos momentos del mes (como en los anuncios de Tampax) cualquier ayuda es bienvenida, y por eso he preparado un checklist inspirado en éste que encontré por internet y que me pareció una idea bastante guay. El objetivo no es otro que ayudarte en momentos de bajón y el modo de uso es muy sencillo: tienes que ir revisando punto por punto y haciendo lo que se te indica (si procede) hasta que notes que esa nube negra que llevabas sobre tu cabeza ha desaparecido. Algunas soluciones son más elaboradas, pero otras sorprenden por su sencillez. Y es que cuando tenemos la mente obtusa, puede que no nos demos cuenta de que con una simple ducha o un par de arrumacos se solucionarían todos nuestros problemas. Hay que ver.

Así que, antes de rendirte al modo drama queen (que es bastante fácil pero no muy útil, digamos que lo se por experiencia) , hazte estas dieciséis preguntas. Ni más ni menos:

1. ¿Estás hidratado? Si no, bébete un vaso de agua. En este caso la cerveza no cuenta como hidratación, que nos conocemos.

2. ¿Has comido en las últimas tres horas? Si no es así, pica algo que sea sano. ¿Qué tal algo de hummus, unas nueces, un yogur natural…?

3. ¿Te has duchado en las últimas 24 horas? Si no, ya sabes: toca remojarse. Truco extra: mientras estás bajo el agua, imagina que tus preocupaciones y tu malestar resbalan por tu cuerpo hasta esfumarse por el desagüe.

4. ¿Has hecho algo de ejercicio durante las últimas 24 horas? Si no es así, estira un poco tus piernas. Si no tienes energía suficiente como para salir a correr o machacarte en el gimnasio, sal a dar un paseo por tu barrio o, aún mejor, camina por algún sitio donde estés rodeado de naturaleza.

5. ¿Has dicho algo bonito a alguien durante las últimas 24 horas? Hazlo, ya sea en persona o, si no es posible, por teléfono u online. Pero que sea de corazón, no lo fuerces: espera a ver algo que te cautive de alguien y díselo. Agudizar la vista para ver estos detalles hace la vida mucho más dulce, prometido.

6. ¿Has movido tu cuerpo al ritmo de la música? He dicho “mover tu cuerpo al ritmo de la música” porque ni siquiera es necesario saber bailar, así que no hay excusas. Pon tu música favorita y baila como si nadie te mirara.

7. ¿Has achuchado a un ser vivo? La víctima puede ser cualquiera, con preferencia por novios, amigos, familiares y mascotas. Si no estás seguro de que tengan ganas de contacto físico, pídeles permiso. Seguramente no te lo nieguen: ¡a veces un abrazo sincero soluciona mucho!

8. Si es de día: ¿estás vestido? Si no es así, quítate el pijama de una vez y ponte algo de ropa que te guste, aunque vayas a quedarte en casa. Aunque soy de las firmes defensoras de los leggings y las camisetas anchotas, se que la ropa de estar por casa ha hecho mucho daño a la autoestima del mundo en general. A veces toca vestirse de ser humano.

9. Si es de noche: ¿estás cansado pero resistiéndote a irte a dormir? Esta es un clásico, al menos en mi caso. La solución es sencilla: ponte el pijama y acuéstate en la cama sin ningún aparato electrónico que te distraiga. Si a los 15 minutos no te has dormido, puedes levantarte y seguir con lo que estabas haciendo. Sin presiones.

10. ¿Te sientes productivo? Haz una tarea que tengas pendiente, aunque sea ordenar un poco la casa o contestar un email. Si se te hace cuesta arriba, piensa en algo que puedas hacer en menos de diez minutos. Todo cuenta.

11. ¿Te sientes atractivo? Haz algo que te haga sentir mejor. Tu sabes perfectamente lo que te sienta bien: una ducha, una sesión casera de spa, echarte unos bailes locos…

12. ¿Te sientes paralizado por la indecisión? Desgraciadamente, esto es más común de lo que parece. Date diez minutos para sentarte y planear tu día. Y si lo que te bloquea es una decisión en concreto, déjala de lado por el momento y pasa a alguna tarea que se te haga menos cuesta arriba. La clave ahora mismo es romper con esa inercia que te bloquea, aunque sea haciendo algo sencillo.

13. ¿Te has pasado de vueltas física, emocional, social o intelectualmente? A veces, la vida nos presenta situaciones en las que tenemos que darlo todo. Esto está bien, pero si luego no contrarrestamos ese esfuerzo pueden pasar factura. Date un respiro en el área en el que te has pasado, ya sea descansando físicamente, pasando un tiempo a solas o relajando tu mente con algún entretenimiento simple.

14. Si eres mujer, analiza en qué parte del ciclo te encuentras. Las mujeres somos seres cíclicos y es normal y perfectamente aceptable que antes y durante la menstruación estemos un poco más sensibles e introvertidas. Permítetelo, no te sientas culpable por dedicarte a ti misma durante unos días y sobre todo no le des tanta importancia: en unos días estarás preparada para comerte el mundo de nuevo, ¡coge fuerzas!

15. ¿Te has dado un tiempo?  A veces, nuestra percepción de la vida está sesgada y hacemos un drama de todo sin ser ni siquiera conscientes de ello. Nos creemos nuestra propia película, vaya. En estos casos, lo mejor es esperar unos días y ver si nos encontramos mejor.

16. ¿Has meditado? La meditación es la “terapia” de moda y por eso hay personas que de primeras piensan que no es para ellos. Lo se porque yo era de esas. Pero aún si piensas que no sabes meditar, puedes dedicar cinco minutos a sentarte en una postura cómoda con la espalda erguida. A continuación, cierra los ojos y céntrate en tu respiración. Inhala profundamente pero con suavidad, retén el aire un par de segundos y exhala suave y profundamente. Si te sorprendes a ti mismo pensando en cualquier otra cosa o abriendo los ojos, ciérralos y vuelve al presente sin juzgarte. Céntrate en la sensación que provoca tu respiración en tu cuerpo. ¿Adónde va el aire?¿Tiene un ritmo determinado? Permanece ahí durante un mínimo de un par de minutos y un máximo indefinido :)

Estos consejos son un híbrido entre lo que me suele funcionar a mí junto con otros que me han parecido buena idea y que sin duda probaré en mi próximo momento drama queen (¡que esperemos que sea dentro de mucho!). Obviamente, las recetas universales no existen y seguramente estos consejos no sirvan a todo el mundo, pero son un buen punto de partida si no tienes ni idea de qué hacer.  El objetivo es crear tu lista personal, dar con la fórmula ideal que te ayude a superar tus momentos delicados/estresantes/extraños/deapuntodetirarlatoalla. Y nadie mejor para hacerlo que tú mismo, ¿no crees?

Por cierto, si te apetece tener un resumen de este post a mano, he preparado una lista muy sencillita para que puedas descargarla y pegarla donde puedas verla en caso necesario:

Cosas que hacer antes de rendirte al drama

¿Qué añadirías/quitarías en tu lista personal?¿Has probado alguno de estos consejos? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Pss…la foto del principio es de Moderna de Pueblo, que creo que no necesita presentaciones, pero por si acaso. ¿Alguien más se va a comprar la taza como recordatorio humorístico de lo que no queremos? :D 

Suscripcion_entradas_minimal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Comments

  1. A veces toca vestirse de ser humano. Jajajaja, me encantas el post ; )
    Un beso

    Reply
  2. “Todo en la vida es temporal. Entonces si las cosas estan yendo bien, disfrutalas ya que no duraran para siempre. Y si las cosas van mal, no te preocupes. Tampoco puede durar para siempre.”

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *